Todas las opiniones

 El ojo loco

placacurs2015

Si hacemos una placa que se lea bien lo más importante?, porque parece ser que lo más importante, esta sobre el margen derecho, ya sabemos que la municipalidad hacen de los sueños realidad, que educa , que genera trabajo, que…que…que…
No sería más sencillo que se lea bien, ej. Título: CURS INFORMA, y debajo todo el margen izquierdo.
¿No les parece que es perder el tiempo diagramar tanto? Además se presta a confusión, los ojos no saben por dónde empezar.


 

Las vereditas de Saladillo, tienen ese que se yo, viste….?

selfie beto Por Adalberto Bruno

Veredas rotas: un reclamo que se extiende y del que cuesta hacerse cargo
Las raíces de los árboles añosos son una de las principales causas por las cuales las veredas de la ciudad están rotas, los árboles viejos que presionan con sus raíces, si bien los vecinos denuncian esta problemática, en ocasiones demoran años en quitarlos y destruyen las veredas, también hay empresas que rompen baldosas y se van y el mismo municipio luego repara de manera precaria y lenta. A veces, el arreglo nunca llega.El estado de buena parte de las veredas Saladillenses representa un peligro para los peatones, que día a día se ven obligados a practicar un raro deporte urbano que consiste en esquivar pozos y roturas. Hay algunos que no salieron ilesos de esta desventura cotidiana y uno fui yo, ” tropecé con una piedra sobresalida, que oficia de baldosa” por vereda de av. San Martin mano derecha llegando a calle Roca (dos locales vacíos, descuidados, abandonados) y como consecuencia a la caída problemas en ligamento y rotula de rodilla de pierna izquierda y torcedura del brazo derecho. ¿A quién reclamo, quien paga si me hubiese quebrado o lesionado de una manera grave?, el dueño de la vereda me va a decir, “y…son las raíces..”, y municipio me dice: “el frentista es el dueño de la vereda”, ja! ¿Los árboles son públicos o privados, las veredas son privadas o del municipio?
¿Puedo podar, tirar o cambiar de lugar el árbol de la vereda de mi casa? No, los árboles públicos son patrimonio de la ciudad y no del frentista., los árboles no se tocan. ¿Puedo negarme a que pongan un árbol en mi vereda? No
Si las raíces levantan las baldosas de mi vereda, ¿tengo que hacerme cargo yo del arreglo? No. La reparación de la vereda corre por cuenta de la Secretaría de Obras Públicas que realizará los cortes necesarios de las raíces.
ENTONCES: ¿DE QUIEN ES LA VEREDA?

El agua no tiene feriados

11897001_735386573255483_793545060_nPor Carlos José Borgognoni
alcantarillas 1alcantarillas 2

El agua no tiene feriados ..ni las manos negras y criminales ..tampoco ..anoche han roto la contención de alcantarillas de la ruta y nos esta tapando el agua .. Los funcionarios a cargo si…están de feriado …no los encontras ni con lupa ..ni teléfonos .ni noticia de ellos ..y es por eso que siempre estos delitos se cometen después de los viernes al mediodía ..cuando nos podemos morir pero no tenemos adonde recurrir ..
Yo entiendo que dado la situación de emergencia en la cual nos encontramos deberían estar alerta por una eventual complicación …pero no existen …no quisiera verlos en un cajero retirando sus dineros del sueldo q es de lo que el pueblo aporta . Es muy doloroso todo esto …pero siguen estando en cargos sin saber ni entender nada de la tarea a desempeñar y lo mas grave aun, que actúan por sus propios caprichos sin ni siquiera asesorarse de quien puedan darles una orientación..
Es mucho el daño que provocan con esta ignorancia ..casas inundadas con las perdidas de sus pertenencias ..animales que se mueren .plantaciones que se secan …
Una falta de conciencia total …


 

Polvaredas,  ayer  y  hoy

selfie beto Por Adalberto Ruben Bruno

AYER Polvaredas contaba con…

…la mejor clínica de un pueblo de la Pcia. Bs. As.

…médico y enfermeras  permanentes a toda hora

…un camino excelente a Del Carril

…un equipo de futbol varias veces campeón

…un club con excelentes autoridades

…el papy futbol mas exitoso de la zona, incluyendo R.Perez y Saladillo

…un micro Saladillo- Polvaredas- Blaquier

…el tren

…un correo

…un comercio dedicado a la venta de animales vacunos, con suc. de escritorio en la ciudad de Saladillo, y con remates-feria en Polvaredas y en “el puente” ruta 205

…una Cooperativa con un edificio importante

…una tornería

…una fábrica de soda

…un taller mecánico de automoviles

…dos expendios de combustibles

…un almacén de ramos generales

..tres bares, uno con cancha de bochas

…un hospedaje exclusivo para maestras

…una peluquería de hombres

…dos peluquerías unisex

…un aserradero

…una heladería

…una  tienda unisex

…una panadería, fabrica

…un excelente  delegado, que usaba su auto particular

… en orden de progreso Polvaredas, Del Carril, luego Toledo y Cazón

 

HOY Polvaredas  NO cuenta con…

…la mejor clínica de un pueblo de la Pcia. Bs. As.

…médico y enfermeras  permanentes a toda hora

…un camino excelente a Del Carril

…un equipo de futbol varias veces campeón

…un club con autoridades que dan a conocer las asambleas

…el papy futbol mas exitoso de la zona, incluyendo R.Perez y Saladillo

…un micro saladillo, polvaredas Blaquier

…el tren

…un correo

…un comercio dedicado a la venta de animales vacunos, con suc. de escritorio en la ciudad de     Saladillo, y con remates-feria en Polvaredas y en “el puente” ruta 205

…una Cooperativa con un edificio impactante

…una tornería

…una fábrica de soda

…un taller mecánico de automoviles

…dos expendios de combustibles  (SOLO UNO)

…un almacén de ramos generales

..tres bares, uno con cancha de bochas (UNO)

…un hospedaje exclusivo para maestras

…una peluquería de hombres

…dos peluquerías unisex

…un aserradero (SI)

…una heladería

…una  tienda unisex

…una panadería, fabrica

SI TIENE

…un “servicio” del  tel. que,  si bien está, pero a la mayoria de los abonados no les funciona, hay casos de hasta más de un año

…un servicio de agua corriente, están los caños puestos hace años, pero falta conexión y el “agua”

…un servico de gas (prometido)

…un servico de alumbrado, que cada frentista debe  soportar los gastos de materiales para tener luz

…una Biblioteca

…un salón para los jubilados

…una sala de primeros auxilios, NO las 24 horas

…sevicio de Combies (por el asfalto) Saladilo-Polvaredas, Blaquier NO

…un camino hasta Saladillo, que en otras épocas era intransitable hoy una ruta excelente

… en orden de progreso, la estadística es esta: Cazón, Toledo, Del Carril y Polavaredas

…un delegado, que el municipio a pesar de  proveerle  una vehículo 0km , no se preocupa para nada de su pueblo.

Conclusión:  Sáquenla  uds.

 


 

Le dieron la espalda a Marisol?

selfie beto Por Adalberto Bruno

 

Tantas veces se cortan las calles , para poner un pelotero, para vender pochoclos, para hacer deportes, canto. ect., y que se corte una vez mas no hubiese ocacionado ningun problema, al contrario hubiese colaborado con el caso Marisol, que de una manera u otra, todos queremos que se sepa la verdad.
Que esta misma imagen hubiera estado a  espalda del orador y de frente a los que allí, incluso “Los Leuco”, periodistas de un medio nacional, que con solo elevar la vista por ecima del orador, tal vez.., digo tal vez… hubiera sido lo ideal.

foto que habla


 

Expreso Blaquier

inbernici

Falleció a los 89 años de edad JACINTO JORGE INVERNIZZI (TITO)

 

EXPRESO BLAQUIER
Cuantos recuerdos me vuelven a la memoria, desde muy chico mi madre me traía al dentista Polvadedas –Saladillo y viajabamos con “Tito” , en el viejo colectivo, ya mas grande los viajes a la escuela en Toledo, después al colegio de Saladillo, y asi siempre viajando con “Tito”
El expreso Blaquier, llegaba hasta este paraje pasando por Polvaredas, Toledo y concluyendo en Saladillo, y a la mañana siguiente el mismo recorrido, claro…, de regreso, no era viaje directo, tenia una escala, la parada “obligada” en Polvaredas en la antigua herrería Lucentini, unos mates y seguir viaje.
Pasaba si o si , no había nada que lo detuviera, recuerden caminos de tierra por aquellos años. Recuerdo que ya de tanto transitar esos caminos, cuando llovia al vijo micro le empezaba a entrar agua por el techo, hasta que un dia “Tito” apareció con el colectivo nuevo (foto), era todo un placer viajar en el , pero…los días lindos , en el barro no jajaja
Despues vino el asfalto , ahí si combis, remises, autos, etc, pero el trabajo sucio, lo hizo “Tito”·.
Te recuerda con cariño Beto Bruno


 

¿Por qué vergonzoso?

Matias LongoniEso se pregunta el periodista, especialista en temas agropecuarios, Matias Longoni en su cuenta de twitter

twitter


 

Y usted preguntará… ¿Por que marchamos?

daniel massa

Por Daniel Massa

 

 

Las movilizaciones son un aire fresco para la democracia, es cuando nosotros, los ciudadanos, nos expresamos en las calles y nos hacemos visibles.

En mi caso personal, mi primera incursión fue en el año 1982, bajo la consigna “Paz, pan y trabajo”, con mi amigo Nahuel (ya no por estos “lares”), días antes de la toma de las Malvinas por el Gobierno del “dictador” Galtieri, como es sabido terminó con una represión digna de una dictadura.
El 18 de febrero hubo una marcha multitudinaria, opositora al gobierno, pidiendo justicia (¿?), organizada por algunos fiscales y jueces y los medios hegemónicos que vienen siendo favorecidos por esa parte del Poder judicial con la ley de medios (5 años de aprobada y siguen las cautelares). Los futboleros me van a entender (los demás que averigüen si quieren), es como si Saja, Orion y Barovero, convocaran a una marcha a la AFA porque están recibiendo muchos goles en el campeonato, por demás ridículo. Otra consigna era “todos somos Nisman”, como si el fiscal de la Nación que hizo una denuncia descabellada a la Presidenta de la Nación, que no hubo un solo jurista de la Argentina que la respaldara, fuera un “prócer”. Cualquier muerte es dolorosa, pero no mejora. Con la gente que concurrió a esa marcha, sí, me separa una “grieta ideológica abismal”. De la que estoy convencido es que lo único que la dirime es la democracia en las urnas.
El 1 de marzo, con tres amigos, fui a la movilización a la Plaza de los dos Congresos, en auto(a gas), comimos tostados de miga con cortado en jarrita de almuerzo y sándwich de pan francés de “crudo y queso” y alfajor triple de chocolate, de vuelta. Estos detalles deben ser comunes a muchos de los que también concurrieron, pero no me deja de sorprender escuchar a muchos comunicadores que creen que la militancia de un proyecto nacional y popular, es propiedad de los que la hacen por apetencias económicas o que no tiene nada en la cabeza y van por el “chori y la coca”.
NOS MOVILIZAMOS para que los propios sepan que no vamos a permitir que se pierda ningún derecho adquirido en los últimos años y que los opositores disfrazados de Fondos buitres, partido judicial o periodismo independiente, que desgastan para que este gobierno se vaya antes, sepan que estamos ahí, en la calle, y somos muchos.
NOS MOVILIZAMOS porque estamos convencidos de que el estado es el único capaz de mediar a favor de los que menos tienen, ante los poderosos.
NOS MOVILIZAMOS porque cada vez que un bancario, maestro, jubilado o trabajador en general le dice “yegua” o “puta” a la Presidenta, nos ofende a nosotros.
NOS MOVILIZAMOS para defender un Proyecto Nacional Popular y Democrático.
Una de las cosas más sobresalientes de esta última marcha fue la gran cantidad de jóvenes que asistieron, de algo estoy seguro, más allá de resultados electorales, MARCHAMOS PARA QUEDARNOS.
DANIEL ALFONSO MASSA
DNI 11.821.755


 

¿Vos sos K o de la opo?

Cristina Sarubbi notas Por Cristina Sarubbi

Una se vuelve aparentemente egocéntrica cuando es autobiográfica, pero no encuentro otra forma que la de “explicarme” para explicar lo que pienso y siento en relación con el país actual.

Creo que empecé a tener conciencia nacional (errada o no)  por 1982, a mis 17 años. Me recuerdo en el último cuarto de mi casa paterna, el cuarto de mi hermano, rezando y llorando por los soldaditos que estaban en Malvinas. No sabía casi nada de la diferencia entre un gobierno militar y un gobierno democrático, aunque recordaba haber escuchado por la radio, en el campo, los sucesos de Marzo de 1976 (a mis 11 años) que referían algo de Isabelita, un helicóptero y militares. Desconocía que la guerra de Malvinas era el último manotazo de ahogado de un general alcohólico que pretendía seguir en el poder; pero yo sufría por esos muchachos que apenas sabían (si sabían) manejar un arma. Y esperaba y anhelaba que ganaran.

Después, en 1983, me fui a vivir a La Plata y participé de sentadas y cacerolazos frente al rectorado; hechos cuyos motivos ni siquiera sé si conocía o recuerdo.  Muchos de mis compañeros de Letras eran viejos para mí por aquellos tiempos. Después supe que habían abandonado la universidad durante la dictadura, y que la habían retomado con la vuelta de la democracia. Supe –también- que en el comedor merodeaba “el peruano”, y que no había que relacionarse con él porque “era de la SIDE”. Supe que la Facultad de Humanidades tenía la estructura de una cárcel yanqui, que la habían mandado a hacer los milicos, con todos esos pisos rodeados de barandas, con un patio central en la planta baja, para que nadie se escapara de ellos. Aún así, me gustaba por lo caótica y plagada de carteles, por el Centro de Estudiantes, por “la jaula” (la fotocopiadora en la que trabajé en mi último año de Letras y que nucleaba los apuntes de nueve carreras). Ahí conocí a Leopoldo Brizuela, mi compañero y amigo, que militaba con las Madres de Plaza de Mayo. Escuché historias que me espantaron, como la de Pablo Díaz, el hermano de Marisa, mi compañera de facultad, que daría origen a la película “La noche de los lápices”, tan pasada y repasada en las escuelas (y tan cuestionada en su veracidad por quienes van más allá del discurso oficial).

Estudiar y recibirme fue lo primordial por esos años.  Militar y también ocuparme de  incentivar y perfeccionar mi escritura asistiendo a talleres literarios hubieran sido elementos distractores de mi objetivo: recibirme, venir a vivir a Saladillo, casarme, trabajar, tener hijos.

La familia de mi madre era profundamente radical; a mi abuelo paterno, contaban, le habían pintado el frente del chalet de Lomas por ser conservador, y –como empleado bancario- estaba obligado a desfilar con un birrete cada 1º de Mayo. No se podía hablar delante de la servidumbre porque el gobierno de Perón se enteraba de todo. Mi abuela materna, maestra, tenía o tuvo (no sé si lo hizo) que afiliarse al partido justicialista para poder trabajar. “Zapatillas sí, libros no”. Los negros hacían asados con el parqué de las casas de los barrios obreros, que era como tirar margaritas a los chanchos. “La razón de mi vida”, lectura repugnantemente obligatoria. “En tiempos de Lanuse estábamos bien”, decía después mi viejo, en relación con el  campo.

Y la vida transcurrió, con radio, con un televisor que se veía de a ratos y en blanco y negro, sin diarios ni revistas, sin Internet, en la mansedumbre y la plenitud del campo.

En cambio, la familia de mi novio era peronista. Y él, tremendo horror para mis viejos, tenía barba (como los subversivos). Había un cuadro de Evita en el garaje, “la abogada de los pobres”; y cada 7 de Mayo mi suegra de entonces asistía al acto de homenaje en la plaza principal del pueblo. Hablaban bien de Hitler y mal de los judíos, algo nuevo para mí. Gente feliz, plena, solidaria, encantadora, que sigo eligiendo a pesar de estar separada del padre de mis hijos.

Yo procuraba no decir, no aportar, no oponerme en cada conversación sobre política que surgía en las comidas y  en los cumpleaños. Entendía que la verdad no es necesariamente aquello que nos dicen que es: ni los unos ni los otros. Y menos lo que leemos, porque puede venir de un lado o de otro. Tampoco lo que vivimos, porque depende de dónde estamos para observar, padecer o disfrutar, evaluar, defender u oponernos.

Y me cansé de las veredas enfrentadas. A los 49 años entendí que no sirven para construir un país equitativo, democrático, progresista para todos, libre y sin corrupción. Harta de “derecha e izquierda”, “de los K y los opositores”, de “iraníes y judíos”, de “medios que apoyan al gobierno vs Clarín, Magneto, TN, Mitre”.  Amigos y parejas separados, hijos, padres, hermanos que confrontan. En esto nos ha sumido la polarización ideológica.  ¿Qué no está pasando, que no somos capaces de ver lo bueno y lo malo de un lado y del otro, que no tenemos la inteligencia y la sensibilidad para entender que el país no es un “Boca/Ríver”, no es un juego? La izquierda y la derecha son antinomias del pasado. Los extremos no sirven ni funcionan ni existen. Se puede ser capaz/incapaz, corrupto/honesto, eficiente/inútil desde cualquier partido, frente o agrupación.

El absurdo está en creer que todo lo bueno está de un lado; y todo lo malo, del otro. Pero no hemos aprendido a verlo. No se puede defender lo indefendible ni atacar lo positivo. Todos tenemos aciertos y errores. Algo que parece tan obvio, hoy no lo es en Argentina. Lo vemos en el día a día, en el trabajo, en la familia, en la tv y en las redes sociales. Y parece ser que esto también ha contaminado a los partidos políticos, centrados en opiniones, actos y actitudes detractores de los otros; pero carentes de propuestas superadoras y proyectos concretos e integrados que nos permitan visualizar el país que queremos. Siguen engañándonos con máscaras y con discursos aduladores.

¿Cuándo empezó todo esto? ¿Quiénes y cómo lograron disociarnos de esta forma? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Hasta cuándo vamos a permitirlo?

Necesitamos una ciudadanía lo suficientemente inteligente como para dejar de jugar a este juego maniqueísta.

De lo contrario, no hay partido político ni hay sistema de gobierno que nos sirva.